piramides egipto vadim makhorov

Fotografía de las pirámides de Giza, una de las fotografías publicadas en la web de Vadim Makhorov.

Hay fotografías que valen un potosí y otras que pueden salir muy caras. En ocasiones, son las mismas. Ese pudo ser el caso de tres fotógrafos rusos que se han jugado una pena de tres años de cárcel por trepar a la gran pirámide de Keops para tomar unas espectaculares instantáneas nocturnas.

Vadim Makhorov y otros dos amigos lograron burlar la seguridad del complejo funerario egipcio de Giza después de esperar durante horas tras su cierre. Lo tenían bien planificado. Subieron en poco más de veinte minutos y en completo silencio. Dicen que, al llegar a la cúspide, se quedaron «sin aliento por las vistas». Luego abrieron el obturador desde posiciones que no podían ser controladas por los guardias. Antes ellos apareció una fantástica vista noctruna del complejo funerario, inédita hasta ese momento.

Las fotos, cuya espectacularidad está fuera de toda duda, han recibido numerosos halagos en la web donde subieron su hazaña. Aunque también son muchos quienes han destacado que se pone en peligro un patrimonio que es la única de las Siete Maravillas del Mundo antiguo que aún sigue en pie.

Tras tirar las fotos, los tres fotógrafos lograron huir. No es la primera vez que lo hacían. Decidieron hace tiempo recorrer el mundo buscando lugares de muy difícil acceso para fotografiar ciudades desde ángulos nunca antes vistos. Al fondo de sus imágenes puden verse las luces ciudades de Giza.

En un correo electrónico a CNN, Makhorov se disculpa ante Egipto y ante el mundo. Asegura que él siempre se ha sentido atraído por Egipto y que, tras presenciar el espectáculo de láser de las pirámides, percibió un sentimiento de «fascinación» irrefrenable que le hizo subir a lo más alto de ella. «Fue agotador, pero la idea de que íbamos a ver algo espectacular nos dio alas», justificaba.

«Lo que vi era la séptima maravilla del mundo. Tratamos de capturar la belleza de los paisajes para que los demás también pudieran ver ese magnífico panorama», explicó el fotógrafo. Makhorov volvió a disculparse: «No quería insultar nadie. Estaba siguiendo un sueño». (Jesús J. Hernandez : Diario Montañes)





Etiquetas:

Escriba su comentario (no aparecerá publicado hasta su aprobación):

You must be logged in to post a comment.